El barrio popular liderado por el dirigente social, Emerenciano Sena, recibió la pésima noticia que habían sido denunciados por estar colgados de la luz. Una cuadrilla de la empresa energética local, Secheep, decidió quitarles el servicio. La ley indica que, tras tres meses de factura impaga, el suministro se corta. Ahora el gobierno nacional de Alberto Fernández extendió la falta de pago a seis meses. Los integrantes del barrio «Emerenciano» no pagan hace años.

 

Sena recibe toda clase de subsidios. Ese barrio popular lo construyó con los fondos nacionales de Sueños Compartidos. En las pascuas del año 2009, su enfrentamiento con Sergio Schoklender casi termina a los tiros. Ambos se acusaban de ladrones. Schoklender terminó preso, hoy se dedica al negocio de la construcción en Rosario y está procesado por la mega causa de Sueños Compartidos. Sena tuvo causas judiciales vinculadas con violencia en el ámbito laboral pero no pisó una prisión. No dio explicaciones del manejo de fondos de Sueños Compartidos ni del Ministerio de Desarrollo Social en el que se desempeñaba su mujer Marcela Leiva.

La camioneta de la empresa eléctrica local, Secheep, fue apadreada por los manifestantes. El propio Sena, ante las cámaras locales, ordena a sus militantes rentados que se cuelguen de la luz. Es la misma práctica que realizaba Hebe de Bonafini cuando la visitaban los inspectores del gobierno de la Ciudad. Lo hizo durante años. No pagó ni siquiera durante el kirchnerismo. Revolucionario.

youtube=-yoNUVkMNLU

Sena aclara al periodismo que no le pueden cortar la luz porque es un barrio de educación y popular. ¿Cuál no lo sería? Asegura que nunca le dieron el servicio prometido y hubo baja tensión.

No es el primer escándalo en el que participa el más kirchnerista de los dirigentes sociales. Durante la campaña del 2015 quiso evitar que Mauricio Macri pisase suelo chaqueño. Años atrás contrajo matrimonio con su novia de toda la vida con el padrinazgo del gobernador Capitanich. Este año el estado financió su viaje a Cuba para presentar su libro autobiográfico y acompañar al "Sinceramente"  de CFK.

El costo fue de 400 mil pesos. Con la llegada del Covid-19 al Chaco, Sena se rió de la enfermedad y sus familiares amenazaron al periodismo con "estornudarles" en la cara. Desde ya, fueron pioneros en no respetar la cuarentena obligatorias. Pero, sus motivos, eran nacionales y populares. Otra vez, Sena, está haciendo la revolución.

Fuente: Periodismo y Punto